19/05/2021 “¿Será que puedo construir un avión?”


Javier Rosa, egresado de UTU, construyó el avión “PIK 26 Uruguay”, una aeronave de madera basada en el diseño original del finlandés Kai Mellen, que incluye 26 planos con toda la información para su fabricación. Existen siete aviones de este modelo volando en el mundo y muy pronto serán ocho, ya que el de nuestro país se encuentra en las pruebas finales para comenzar a hacerlo. 

Rosa vivió hasta los 20 años de edad en Buena Unión, departamento de Rivera, con sus padres, su hermano y sus abuelos. Realizó la escuela primaria, continuó sus estudios en la Escuela Agraria de Minas de Corrales, y en la ciudad de Rivera cursó Carpintería en la Escuela Técnica de UTU. 

Su pasión por la carpintería viene desde niño, siempre le gustó crear cosas con madera; recuerda hacer “banquitos” y otros objetos para usarlos en las actividades del campo. Luego, la UTU le aportó los conocimientos necesarios para desarrollarla de forma profesional, hasta crear su propio taller. 

Desde pequeño, sentía también mucha fascinación por los aviones. Siempre los veía pasar muy altos y los admiraba, y cuando los observó desde cerca quedó maravillado. Esta sensación lo llevó después a pensar: “Tal vez pueda ser piloto de avión, a ver qué tengo que hacer... Llamé a un primo que está en Montevideo, me pasó el contacto de un instructor y fue con él que empecé, y no paré más de volar... desde el 2016 estoy volando”.

La combinación de estas vocaciones lo motivó a llevar adelante un proyecto muy particular: la creación de un avión de madera. 

Comenzó a desarrollar la idea en junio de 2018, hace casi tres años: “Lo pensé para mí ¿será que puedo construir un avión?”, dijo. Le comentó a su esposa, a su familia y a sus amigos; todos lo apoyaron con entusiasmo y con trabajo desde las diferentes especializaciones. Destaca la importancia de quienes lo apoyan; sin ellos el proyecto no podría efectuarse debido, entre otras cosas, a las diversas áreas del conocimiento que abarca. Subraya el enorme aporte del profesor Albérico Moraes, del instructor del aeroclub del Uruguay Jorge Radi, del mecánico aeronáutico Martín Gutiérrez, del tornero y piloto Gustavo Rodríguez y de los integrantes de la escuela N 21 de Parada Medina.  “En el proyecto PIK 26 hay todo un grupo”, comentó.

La madera utilizada para la construcción fue el cedro rosa. “Empezamos a cortar madera y a preparar, algunos me decían que era un locura”, expresó. Otros materiales usados en la estructura fueron fibra de vidrio, espuma plast, resina, artefactos básicos, instrumentos de vuelo y un motor. El motor es de un automóvil Citroen VISA, tal como está estipulado en los planos.

Es un avión para una persona; se estima que su velocidad será de 170 a 190 Km/h,  y que volará a una altura máxima de 10 mil pies. Será pintado de blanco, celeste y anaranjado, como “Dusty” el personaje de la película animada Aviones de Disney, con el fin de que sea atractivo para los niños y los motive a volar. 

Pasará por una fase de pruebas y luego los inspectores de la Dirección Nacional de Aviación Civil e Infraestructura Aeronáutica (DINACIA) lo inspeccionarán para darle la habilitación correspondiente. 

Rosa cuenta que aprendió muchísimo en todo el proceso: aprendió a ser metódico, a tener paciencia, adquirió muchos conocimientos a partir del intercambio de ideas y opiniones con otros grupos de distintas partes del mundo apasionados por la misma temática. En el inicio de la construcción, estuvo también en contacto con el diseñador de aviones finlandés Kai Mellen, creador del proyecto original de ese tipo de aeronave. 

 “Si tienen algo que quieran hacer, que quieran emprender, ese sueño que tienen, traten de tener esa persistencia, que sí, que se puede lograr”, fue el mensaje que dejó Javier para todas las personas que están leyendo esta nota. 

Avión

Dirección General de Educación Técnico Profesional - UTU

Facebook UTU    Twitter UTU   Youtube UTU   Instagram UTU