09/06/2021 Familia Villarino: tres generaciones estudiando y trabajando en UTU


Villarino: un apellido, una familia con raíces en la historia de la vitivinicultura del Uruguay y en su educación.

Dante Villarino Fernández, reconocido enólogo de nuestro país, egresó de la Escuela de Vitivinicultura de UTU en el año 1958. Proviene de una familia Piamontesa que tuvo viñedos en su Italia natal. Tiene 83 años; nació en 1938 en el Paraje Villa Nueva, Canelones, a siete kilómetros de la ciudad de Sauce donde vive actualmente. 

Villarino se trasladó de su localidad a Las Piedras para concurrir a la escuela. "No teníamos locomoción para viajar; el primer año me quedé en la casa de un pariente, y después la escuela ayudaba con la mitad de lo que nos costaba el hotel. El hotel Las Piedras costaba $ 100 por mes y la escuela nos ayudaba con $ 50.”

La institución contaba con alrededor de doce hectáreas de viñedo, con más de 300 variedades de uva, que constituían una inmensa cantidad de material genético para la investigación. Entre ellas estaba la uva Syrah, una variedad con un vigor extraordinario para elaborar vinos de alta calidad, pero muy sensible, por lo cual se debe extremar los cuidados en todo el proceso de su producción. También había un viñedo “de orientación”, con plantas cultivadas en ocho direcciones, y una estación meteorológica en el centro.

Dante manifiesta que la escuela le aportó una gran capacidad de discutir e intercambiar ideas sobre las distintas formas de hacer las cosas. “No teníamos una verdad, era la búsqueda de la verdad, seguir aprendiendo juntos y con las opiniones de los referentes”, expresó. Se problematizaba las situaciones, había cosas que se hacían por costumbre, y se comenzó a analizar. Destaca el talento y la actitud visionaria del ingeniero Luis Fernández, quien fue director de esta valiosa institución.

Señala el fuerte vínculo con la comunidad: se realizaban reuniones en la escuela y en diferentes localidades con referentes de la época, y se organizaban visitas a las bodegas para el intercambio de conocimientos. Villarino formó parte activa de una comisión de apoyo creada en la escuela y también participó en los Centros Regionales de Experimentación Agropecuaria (CREA), grupos de productores que se unen bajo una metodología con el objetivo de optimizar los resultados. 

Cuando egresó, construyó su propio viñedo, al igual que su padre Dante Villarino. Cultivó una plantación de “espaldera alta” (de 2,50 m por 2 m), lo cual fue una innovación porque las viñas eran bajas. Plantó, investigó y trabajó apasionadamente con la Syrah, entre otras variedades, purificándola y conservándola, ya que la consideraba un “viñedo símbolo”. 

Su esposa y sus cuatro hijos participan de forma activa en su emprendimiento, y tres de ellos, al igual que su padre, transitaron por las aulas y por los centros educativos de UTU, y continúan siendo parte de ella. Larissa es Ingeniera Química y fue docente de la institución, Rossina es Enóloga egresada de la misma escuela de la que egresó Dante, y Andrés integra el equipo de producción del Programa de Educación para el Agro. Su abuelo, Gervasio Villarino, también cursó su carrera en UTU, en la Escuela de Artes y Oficios.  

La familia procede de generaciones con una larga trayectoria dedicadas a esta actividad legendaria: la vitivinicultura. 

Todo comenzó en el año 1888, cuando su bisabuelo, Santiago Viazzo, un emigrante italiano, adquirió un terreno en el departamento de Canelones y decidió cultivar viñas. Para hacer sus primeras parras, fue a la bodega de Martín Campisteguy a pedirle su apoyo, su opinión y sus consejos sobre qué variedades plantar y sobre cómo comenzar su primer viñedo. “Don Santiago, lleve podas de Frutilla, porque la Frutilla es la uva del pobre”, expresó Martín. Le dio también, otra variedad de uva, la Harriague (Tannat), que era un poco más delicada para producir.

Cabe destacar que la uva Frutilla es una planta rústica, sana, que necesita menor cuidado que las demás; recibió un buen consejo desde el punto de vista agronómico.

Martín Campisteguy era una personalidad de la época, y el padre de Juan Campisteguy, presidente de Uruguay del año 1927 al año 1931. 
 

vilarino y su padre

Dirección General de Educación Técnico Profesional - UTU

Facebook UTU    Twitter UTU   Youtube UTU   Instagram UTU