ENFERMEDADES REPRODUCTIVAS

 

 

BRUCELOSIS BOVINA

 

Enfermedad de los bovinos causada por Brucella abortus. Se caracteriza por abortas en los tres últimos meses de gestación, retención de placenta e infertilidad en vacas, dejando como secuela un aumento del intervalo interparto. Afecta a vacunos de todas las edades pero fundamentalmente a los adultos. Desde el punto de vista humano es generalmente una enfermedad de tipo profesional (veterinarios, operarios de faena, etc.) que como síntomas predominantes presenta fiebre ondulante, lesiones articulares y óseas.

 

La fuente primaria de diseminación de la enfermedad es un animal infectado que excreta B. abortus en sus secreciones genitales. La leche es también fuente de contagio aunque una vez pasteurizada el riesgo desaparece. En toros produce epididimitis orquitis vesiculitas y ampulitis, a pesar de no trasmitir la enfermedad en la monta natural, sí la propaga por la inseminación artificial (deposición uterina), siendo la diseminación de la enfermedad potencialmente mayor, de allí la importancia del control sanitario de los toros que se congela semen para inseminación artificial. La mayor concentración de Brucellas en vacas preñadas está en el útero gestante, el feto, membranas fetales, alantocorion y cotiledones. En vacas no preñadas en útero y ubre, en tanto que en los toros se encuentran en testículos y glándulas accesorias. Los terneros nacidos de hembras positivas pueden quedar con una infección congénita latente lo que tiene gran importancia epidemiológica.

 

La enfermedad animal se contrae por ingestión, penetración por conjuntiva y piel intacta. El pastoreo en áreas contaminadas y contacto con fetos abortados es la forma más común de propagación. En climas templados el germen resiste en el medio ambiente hasta 100 días en invierno y 30 días en verano. El diagnóstico clínico de la enfermedad frente a un caso de aborto es difícil por la multitud de agentes que pueden causarlo.

 

En Uruguay la denuncia de todo caso de aborto es obligatoria ante las autoridades Sanitarias Oficiales las que adoptarán las medidas sanitarias que correspondan. Genéricamente el diagnóstico implica la detección de anticuerpos específicos de Brucella así como el aislamiento del microorganismo. La importancia del mismo radica en detectar los animales positivos que pueden propagar la infección.

 

Reglamentación en Uruguay

 

A partir de 1998 el Uruguay ingresa en la etapa de erradicación de la brucelosis bovina, para lo cual se requiere la declaración de rodeos libres de la enfermedad según lo exige la Oficina Internacional de Epizootias (OIE). Este plan es de carácter compulsivo para los rodeos lecheros y aquellos rodeos de carne con serología positiva. Los requisitos sanitarios para animales de leche son: Prueba de Anillo en Leche (PAL) en forma trimestral a animales en ordeñe en tanto que para animales de carne son: el diagnóstico serológico mediante la prueba de Rosa de Bengala, en los animales mayores de 12 meses, con un intervalo entre las pruebas de 6 a 12 meses.

 

Las pruebas presuntivas pueden ser realizadas por laboratorios veterinarios particulares, en tanto las pruebas confirmatorias (Rivanol, 2 Mercaptoetanol, Fijación de Complemento) se realizan únicamente en la DI.LA.VE. “Miguel C. Rubino”, el cual además produce y controla los antígenos a ser utilizados en las diferentes pruebas diagnósticas.

 

En la etapa actual se plantean esquemas por sistemas productivos: leche, carne o mixtos. Se consideran las siguientes categorías: rebaño preliminarmente libre de Brucelosis bovina aquel que es negativo por lo menos a 2 pruebas de PAL con un intervalo de 3 meses, rebaño libre de Brucelosis bovina aquel con 4 pruebas PAL negativas con intervalo de 3 meses y rebaño oficialmente libre (sea de leche, carne o mixto) aquel con dos rondas de serodiagnóstico negativo con intervalo de 6-12 meses.

 

 

 

En los rodeos sospechosos se deben realizar las pruebas serológicas a la totalidad de los animales y en caso de ser positivas (confirmatorias) deberán ser considerados rodeos positivos. En los rodeos positivos se deberá iniciar el saneamiento. Se ejecutará un plan con el veterinario oficial, veterinario particular y el propietario para detectar a los animales positivos y así sacrificarlos en establecimientos de faena con control oficial. La investigación epidemiológica a realizar deberá incluir el control de guías de tránsito de los compradores y vendedores los que también deberán entrar en saneamiento. Una vez obtenidas 2 serologías negativas de la totalidad de los animales con intervalo de 6-12 meses, se declarará al establecimiento como Oficialmente Libre.

 

Es necesario resaltar que la brucelosis es una enfermedad que presenta riesgo para la salud humana, provoca grandes pérdidas económicas por lo que la lucha contra la misma debe generalizarse en todos los establecimientos de la región.

 

       Foto 1. Necropsia de feto abortado

 

LEPTOSPIROSIS

 

Las infecciones por Leptospira interrogans afectan al hombre y a la mayoría de los mamíferos, siendo la zoonosis bacteriana de mayor distribución mundial. La infección ocurre por contacto directo de personas o animales con aguas contaminadas. La enfermedad se presenta con una gran variedad de síntomas, según la especie afectada. Entre las especies mas comúnmente afectadas tenemos los bovinos, ovinos, suinos, equinos y caninos así también gran variedad de animales silvestres. Es una enfermedad de distribución geográfica y de climas tropicales y subtropicales.

 

Aspectos clínicos de la enfermedad en animales

 

·         Leptospirosis Aguda

La Leptospirosis aguda es similar en todos los animales, dependiendo de la cepa infectante. Las manifestaciones más comunes son: temperatura, decaimiento, disminución del apetito, irritabilidad, congestión ocular, ictericia, diarrea y hemorragias. Por lo general los síntomas aparecen después de los 7días de la infección. En la enfermedad aguda es frecuente la muerte ya que el cuadro difícilmente revierte, si no hay un diagnóstico precoz. En el caso que revierta el animal queda con falla renal crónica. La infección congénita en el útero sigue su curso y hay muerte del feto y aborto.

 

·         Leptospirosis crónica

Los animales que se han recuperado de la infección pueden desarrollar la condición de portador. En éstos animales, las leptospiras se mantienen en los túbulos renales por períodos de días o años. También las leptospiras se pueden acantonar en órganos especialmente en el tracto genital.

 

Patogenia y Patología

 

Las leptospiras penetran en el organismo a través de heridas, abraciones, piel intacta y aerosoles de orina. Las bacterias circulan por la sangra y son fagocitadas por los macrófagos del hígado y los pulmones. Luego se multiplican y distribuyen a través del organismo, concentrándose en los tejidos, en un nivel importante, provocando lesiones por las toxinas leptospirales y en ese momento aparecen los síntomas. La lesión primaria es producida en el endotelio de los capilares, produciendo isquemia y necrosis de los túbulos renales y daño hepatocelular, meningitis, miositis, y placentitas.

 

Inmunidad

 

La inmunidad es humoral y puede ser transferida en forma pasiva vía placenta y calostro. La inmunidad celular no es importante en la resistencia a las reinfecciones. Las leptospiras pueden persistir en riñones cerebro y tracto genital de los animales.

 

Diagnóstico

 

El diagnóstico clínico debe apoyarse en la epidemiología, en la historia sanitaria del rodeo, tipo de campo y aguadas. Deben remitirse sueros al laboratorio y en lo posible material para aislamiento de la bacteria. La técnica de referencia utilizada es la micro-aglutinación (MAT). Aunque hay test comerciales, estos no son útiles para los animales, ya que detectan la enfermedad muy precozmente, cuando aún no han aparecido los síntomas.

 

Epidemiología

 

Las fuentes mas frecuentes de infección son las aguas y suelos contaminados con orina de animales domésticos infectados o roedores. La leptospira se desarrolla bien en terrenos bajos, de pH alcalino y a la sombra.

 

Tratamiento

 

La administración de antibióticos es útil si se diagnostica precozmente y en la fase de bacteriemia. En los bovinos el antibiótico de elección es la dihidroestreptomicina en dosis de 25 mg/kg de peso vivo.

 

Prevención y Control

 

La prevención es difícil en los rodeos de cría extensiva, por lo que es necesario conocer el estado serológico de los animales del rodeo y si posible las cepas de cada zona.,  para poder utilizar la vacuna en forma adecuada. Es importante una vez que se conoce las cepas de la región, utilizar vacunas probadas, durante 3 años consecutivos y luego vacunar solo los animales nuevos o que ingresen al establecimiento.

 

          Figura 1. Rutas de infección

CAMPYLOBACTERIOSIS GENITAL BOVINA

 

 

Definición y Etiología

 

La Campylobacteriosis Genital Bovina (CGB), conocida como Vibriosis, es una enfermedad asociada a infertilidad, repetición de celos y ocasionales abortos. Es de transmisión venérea y afecta al ganado lechero y de carne. El agente etiológico es el Campylobacter fetus subespecie venerealis, produce lo que se conoce como infertilidad enzootica. Otra subespecie muy similar y que sólo se diferencia por estudios bioquímicos es el Camylobacter fetus subespecie fetus, que puede eventualmente encontrarse en el tracto intestinal del bovino y que provoca abortos esporádicos en los animales afectados.

 

Patogénesis

 

El Campylobacter fetus habita en las criptas prepuciales del toro y en la hembra en las mucosas del útero, cervix y vagina. La infertilidad en la hembra está relacionada con la restricción de O2 que provoca el ingreso de C. fetus en el útero, la acción de la mucinasa que despolimeriza el mucus vaginal y por la endometritis mucopurulenta subaguda. El C. fetus se transmite por vía venérea.

 

Síntomas

 

El toro es portador asintomático de la enfermedad, no afectándose su capacidad reproductiva. En la hembra se manifiesta por ciclos estrales largos, repeticiones de celo, disminución del porcentaje de preñez debida a mortalidad embrionaria y abortos que no suelen superar el 10%. Pueden quedar secuelas como salpingitis y esterilidad. Algunas hembras pueden permanecer como portadoras no obstante la mayoría se inmunizan naturalmente luego de unos meses y si el entore es lo suficientemente prolongado pueden quedar preñadas.

 

Diagnóstico

 

El diagnóstico se realiza en los machos, en las hembras y en los fetos. En el toro se efectúan 3 raspajes prepuciales con intervalo de 7 a 10 días para evitar falsos negativos. También se puede analizar el semen ya sea fresco o congelado. En las hembras el material de elección es el mucus vaginal o descargas uterinas de animales abortados, utilizándose para su extracción la pipeta de inseminación. En el caso de fetos, el líquido abomasal y el pulmón son los materiales de elección para aislar el C. fetus.

 

Los raspajes prepuciales y el mucus vaginal se remiten al laboratorio en medios especiales llamados de transporte que a su vez sirven de enriquecimiento para el microorganismo, incrementando selectivamente el número de C.fetus, requiriendo para su supervivencia una atmósfera rica en CO2 y pobre en O2, que es lo que contiene el Transport Enrichment Médium (TEM) además de suero equino y de antibióticos para inhibir el crecimiento de otras bacterias prepuciales.

 

También se utiliza para diagnóstico la técnica de Inmunofluorescencia Directa (IFD) como método de “screening”, tanto para machos como para hembras y fetos. Es una técnica sensible y específica pero tiene el inconveniente de no diferenciar subespecies de C. fetus.

 

Control

 

El control de la enfermedad es posible siempre y cuando se adopten medidas de manejo, tratamientos con antibióticos en machos, vacunaciones sistemáticas de las hembras que entren a servicio e inseminación artificial con toros probados negativos a la enfermedad.

 

En nuestro país, el diagnóstico de Campylobacteriosis Genital Bovina en ganado para carne, se inició en la década de los años 80. Hasta el presente se ha detectado un número importante de bovinos machos portadores de la enfermedad, la cual no era sospechada en rodeos de carne, atribuyéndose los bajos porcentajes de preñez (60-65%) a disturbios nutricionales.

 

La mayoría de los establecimientos de cría no han adoptado tecnologías para lograr un buen control reproductivo. Así, para citar algunos puntos importantes, se puede señalar que los toros permanecen largos períodos trabajando en el rodeo y no son analizados para conocer su estatus sanitario. Así mismo es dable mencionar que no se toman precauciones cuando se ingresan animales nuevos a los establecimientos, dado que el comprador no exige certificados sanitarios. Los toros se “prestan o alquilan”; las vacunas se administran tan solo en un bajo porcentaje (10%) cuando se hace el diagnóstico, pero no se repiten al año siguiente, siendo muy pocos los que implementan la inseminación artificial de las vaquillonas.

 

 

Foto 2. Feto con hepatomegalia por C.fetus

 

 

 

DIARREA VIRAL BOVINA (DVB)

 

 

Etiología

 

La DVB ha sido reconocida en Edmundo como una de las causas más importantes de trastornos reproductivos en el ganado bovino. Su agente etiológico es un virus de la familia Flaviviridae, al igual que el virus de la Peste Porcina Clásica y la enfermedad de la frontera o Border. El virus presenta , desde el punto de vista de su comportamiento “in vitro”, cepas citopáticas y no citopáticas.

 

Epidemiología

 

La infección por el virus de la DVB presenta características muy particulares que la diferencian de otras enfermedades del ganado bovino. Las consecuencias mas relevantes son debidas a la infección transplacentaria en los primeros meses de gestación, en cuyo caso el animal nace infectado en forma persistente de por vida (PI), ya que su sistema inmune no reconoce al virus como extraño. Este animal al llegar a la edad adulta disemina el virus en forma constante, en ausencia de anticuerpos, constituyendo la clave para el control de la infección en el rodeo.

 

Síntomas

 

Los síntomas clínicos de la DVB pueden manifestarse como una infección inaparente hasta infecciones severas que pueden causar la muerte del animal. A nivel reproductivo el virus causa reabsorción embrionaria, malformaciones congénitas, nacimiento de terneros débiles, momificación fetal, hipoplasia cerebelar con signos nerviosos, y abortos. En aquellos animales persistentemente infectados (PI) se puede observar la forma de enfermedad de las mucosas, con erosiones en tracto digestivo y sintomatología respiratoria. En casos más severos, representa también como una forma hemorrágica aguda, conocida como síndrome hemorrágico.

 

Diagnóstico

 

La enfermedad de las mucosas puede confundirse con otras enfermedades con similares características, por lo que para su diagnóstico se deberá recurrir al laboratorio, enviando muestras de sangre entera, hisopos oculares y nasales refrigerados en medio de transporte. Para el diagnóstico de los trastornos reproductivos, muestras para aislamiento y detección viral de fetos y animales con lesiones, así como material para estudios histopatológicos. Para la identificación de los animales PI, se enviará suero sanguíneo y sangre entera.

 

Control

 

Lo ideal sería identificar a los PI en el rodeo y eliminarlos del mismo. Para ello se deberá realizar un estudio serológico de la totalidad de los animales, y en aquellos seronegativos, la detección viral en sangre entera. Existen vacunas inactivadas en el mercado con aplicación recomendable antes del servicio, para evitar la infección transplacentaria.

 

 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Foto3. SNC normal                                  SCN con hipoplasia cerebelar (DVB)

 

 

 

 

NEOSPOROSIS

 

La Neosporosis es una enfermedad descripta en 1984 que afecta, entre otras especies, bovinos y caninos. El agente etiológico es la Neospora caninum, protozoario descripto por Dubey en 1988.En 1989 Thilsted y Dubey la describen como agente causal de aborto bovino en USA. Es de difusión mundial reportándose importantes pérdidas por aborto en numerosos países.

 

El perro es huésped definitivo e intermediario (Cuadro 1). Los ooquistes por él eliminados son ingeridos por los huéspedes intermediarios. En los huéspedes intermediarios la principal vía de propagación y mantenimiento de la infección es la transplacentaria, no existiendo el contagio y transmisión entre adultos. No existen reportes hasta el momento de casos de transmisión por semen o embriones.

 

El 27 de mayo de 1999 la DILAVE comunica a la Dirección de Sanidad Animal el primer caso de aborto por Neosporosis, confirmado por Inmunohistoquímica (IHQ) en un feto bovino y serología de su madre. Actualmente en la DILAVE se efectúan rutinariamente estudios histopatológicos y técnicas de IHQ para la confirmación de formas parasitarias, así como estudios sexológicos por inmunofluorescencia indirecta (IFI) y ELISA. En la DILAVE se reprodujo la Neosporosis por inoculación de ratones con tejido nervioso de canino, desarrollando quistes en SNC y anticuerpos detectados por ELISA. A partir de 1999 se ha diagnosticado la N. caninum como causa de aborto en 35% de los fetos bovinos estudiados. En establecimientos con historia de problemas reproductivos se encontraron por IFI 39% de sueros bovinos positivos.

 

En bovinos los síntomas más significativos son el aborto entre los 4y 6 meses de gestación y en raros casos el nacimiento de terneros con sintomatología nerviosa asociada a trastornos locomotores. No existe hasta el momento un tratamiento efectivo contra la Neosporosis. No hay vacunas comprobadamente eficaces por lo que las medidas de prevención deben orientarse hacia:

 

1.      Prevención de la transmisión vertical de la infección:

·         Realizar el reemplazo con hembras serológicamente negativas, de manera de cortar la vía transplacentaria.

·         Realizar transferencia embrionaria sobre receptoras serológicamente negativas de manera de evitar el aborto o el nacimiento de un ternero congénitamente infectado.

 

2.      Prevención de la transmisión horizontal del perro a los bovinos u otras especies:

·         Impedir que los perros ingieran fetos, placentas, etc.

·         Impedir que los perros contaminen las pasturas, raciones o aguadas con sus heces.

 

Para un correcto diagnóstico de laboratorio de abortos, es necesario enviar el feto refrigerado, nunca congelado, acompañado de una muestra de sangre materna, junto con una buena anamnesis. No hay que descartar un feto por estar autolítico o momificado; la mayoría de los diagnósticos de Neosporosis realizados en la DILAVE lo fueron a partir de fetos autolíticos o momificados. Para realizar un estudio sexológico del rodeo, deben enviar el suero de vientres abortados y de vientres preñados a fin de realizar estudios epidemiológicos comparativos.

 

Cuadro 1. Ciclo biológico de N. caninum

 

Foto 4. Miocardio de feto con acumulos de taquizoitos

detectados por IHQ, afectando las fibras musculares

Foto 5. Foco de necrosis en SNC .

 

Foto 6. Test de inmunofluorescencia indirecta

(IFI). Se observan taquizoitos coloreados con

fluoresceína para determinación de anticuerpos

en suero.

 

 

 

 

 

VULVOVAGINITIS PUSTULAR INFECCIOSA  (VPI)

 

 

Etiología

 

El agente causal de la VPI es el Herpesvirus bovino tipo 1 (HVB-1) que ocasiona además, aborto conjuntivitis rinotraqueítis infecciosa (IBR), infección sistémica fatal en terneros, y la forma genital en machos conocida como balanopostitis pustular infecciosa (BPI).

 

El herpesvirus permanece en el animal en forma latente, pudiendo ser reexcretado bajo diversas condiciones de estrés, como el transporte, por lo que el animal positivo es un diseminador de la infección de por vida.

 

Epidemiología

 

La principal vía de transmisión es el contacto directo entre animales, además de la vía venérea por el uso de semen contaminado. La transmisión, por lo tanto, se haría de toros infectados a vacas y vaquillonas, y de toros adultos a toros jóvenes cuando están en contacto antes del servicio, y probablemente también en la monta de vacas positivas.

 

Síntomas

 

La VPI se caracteriza por la aparición de pústulas blanquecinas a nivel de vulva y vagina, con leve a severa descarga vaginal. Las pústulas pueden evolucionar a erosiones y úlceras. Animales con VPI en el momento del servicio podrían no quedar preñadas o abortar en las primeras etapas de la preñez. Por lo tanto, esta enfermedad debe ser considerada como una de las causas probables de bajos índices de concepción en poblaciones no inmunes, como vaquillonas o vacas seronegativas. La evolución de la enfermedad es de 10 a 15 días, si no hay complicaciones secundarias.

 

Diagnóstico

 

La sintomatología clínica puede confundirse con otras vulvovaginitis no específicas que se observan comúnmente en el ganado, por lo que se hace necesario llegar a un diagnóstico de laboratorio. Para el mismo se envían hisopos vaginales refrigerados en medios de transporte, sangre sin anticoagulante, y muestras de suero pareadas, una en el momento de observarse la sintomatología y otra a los 20 días.

 

Control

 

La solución ideal sería chequear todos los toros para conocer su estado sexológico frente a HVB-1 y eliminar a los positivos que pueden excretar el virus en el semen. El uso de inseminación artificial puede ser otra solución cuando el semen está libre del virus. Aún la erradicación de la enfermedad del rodeo podría ser posible si se aplican estas medidas rigurosamente. Sin embargo, cuando no pueden ser aplicadas, es aconsejable separar los toros jóvenes de los mas viejos, o los seronegativos de los seropositivos, para así tener una

población de toros libres a mediano plazo. No hay información disponible de las vacunas inactivadas, actualmente en uso en Uruguay, para prevenir la enfermedad de VPI.

 


Foto 7. Vulvovaginitis pustular

 

Foto 8. Balanitis